Lo primero que tenemos que tener en cuenta para tener una buenos resultados en el examen de la DGT es que si te has estado formando en la autoescuela y los profesores te han recomendado que te presentes, es porque en principio, estás preparado y no tienes por qué tener problemas para obtener unas buenas notas en el examen de la DGT. Ahora bien, los nervios juegan malas pasadas en muchas ocasiones y para combatirlo, lo mejor es sentirse seguro de uno mismo yendo al examen lo más preparado posible.

Para ello, en cuanto al examen teórico de la DGT, deberemos acudir regularmente para ser constantes con el aprendizaje, y si vamos aprobado los test de examen que disponen en la autoescuela, significará que estamos preparados para presentarnos al examen.

Por otro lado, presentarse a un examen práctico, sea cual sea el permiso al que te vas a presentar, suele ser un proceso bastante más estresante para el alumno. Es muy importante no dejarse invadir por los nervios del momento y poner en práctica todo lo que el profesor te ha indicado durante las prácticas.

Es importante que el alumno tenga claro ya durante las prácticas que se realizan, cuáles son las faltas más graves motivos de suspenso y cuáles son menos graves y por lo tanto, acumulables para aprobar el examen práctico del carnet de conducir. Esto se puede comprobar en los Criterios de Calificación que, desde Escuela de Conductores, publicamos para todos nuestros alumnos -y para el público en general-, como una ayuda para obtener mejores resultados en los exámenes. En este apartado se puede seleccionar el tipo de permiso al que te vas a presentar y la modalidad de examen práctico sobre el que quieras informarte (destreza o circulación).

En nuestro blog actualizamos artículos constantemente sobre consejos y claves para ayudar a nuestros alumnos a aprobar con facilidad las pruebas de la DGT, especialmente los exámenes prácticos, que sabemos que son los que más dudas e inquietud suscitan.

Para que las notas de la DGT sean satisfactorias será necesario que el alumno se sienta bien preparado y seguro de sí mismo para afrontar con éxito las pruebas que se le soliciten.