Cuando un conductor obtiene el carnet de conducir de un determinado vehículo, empieza para él un amplio historial de trayectos en la carretera. Por ello, es importante que éste se sienta cómodo en sus itinerarios, empezando por conseguir una postura adecuada para llevar a cabo una conducción correcta y segura. Con esta medida se reducirá la fatiga y se incrementará el tiempo de reacción frente a algún repentino percance.

¿Cómo mantener una correcta postura adecuada al volante?

La primera medida que se debe tomar, antes de recorrer una distancia, es la de regular el asientoconforme a la distancia del volante. Así, el conductor puede acceder fácilmente a los pedales. Si se descuida dicha regulación, el conductor podría entorpecer el manejo del volante con sus rodillas.

Una vez se haya terminado la regulación del asiento, el conductor se tiene que preocupar de otra regulación, esta vez, la del respaldo del asiento. La posición del respaldo será adecuada cuando quede colocada la muñeca en la zona superior del volante. El riesgo de no tomar esta medida es el empeoramiento de la visibilidad, un inconveniente especialmente desfavorable en los largos trayectos.

Las posiciones de “las diez y diez” y “tres menos cuarto” de las manos en el volante son las predilectas para aumentar la seguridad. Se tiene que sujetar con firmeza y ambas manos. La incorrecta sujeción o nula del volante evita una peor reacción del conductor ante los imprevistos. Además, podría ocasionar un resbalón, si no se agarra con firmeza y determinación.

Por último, el reposacabezas se colocará a la altura de la nuca para evitar lesiones cervicales. Se debe recordar el uso del cinturón o habrá una multa y un aumento de daños en caso de colisión.